Las enseñanzas de papá y mamá

           

“Instruye al niño en su carrera, aun cuando fuere viejo no se apartará de ella” (Proverbio 22: 6).

En las afueras del pueblo se levantaba una humilde casita blanca donde vivían muchos niñitos.  Su mamá y papá los cuidaban con cariño.   Cada día les enseñaban a orar al acostarse, y al levantarse oraban pidiendo el cuidado de Dios.  Leían la Biblia y aprendían bellas historias, que después podían contárselas a otros niños, como la historia de aquel pez grande que se tragó a un hombre y después lo vomitó, o la interesante historia de aquella bella reina llamada Ester.  También conocieron de aquel rey malo que mandó a matar a los niñitos, y de la muchacha de rostro bello llamada Raquel, y del otro hombre fuerte, tan fuerte que podía  matar leones, también supieron de aquella mujer que se convirtió en estatua de sal. ¡Cuántas bellas historias tiene la Biblia! Los niños se interesaban por leer la Biblia, porque encontraban cada día más historias importantes, y cantaban lindos canticos cristianos, como: “Con Cristo en el hogar, qué felicidad”, o “Yo soy un rayito de sol”, o “Cristo me ama”.  Y así iban creciendo en el temor de Dios y amándole como su creador, porque supieron cuánto Dios les ama.  Ellos querían ser grandes predicadores, y estudiando era la forma de lograrlo.

Te invito a que aprendas estas historias hermosas de la Biblia, son muchas, y que te aprendas muchos canticos y los cantes, y cuando me veas me cuentes alguna de esas interesantes historias.

 

Tags:

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply

AD