¿Qué es ser obediente?

                        

“Hijo mío, no te olvides de mi ley, y tu corazón guarde mis mandamientos” (Proverbios 3: 1).

En un hermoso palacio vivía una bella niña, cuyo mayor placer era pasear por los jardines cantándole a las lindas flores.  Ellas, agradecidas, se abrían, dejando salir sus delicados perfumes, que la niña respiraba sonriendo. Llena de alegría conversaba con un colibrí que se detenía de flor en flor, sacando su néctar.  Ella con dulzura le decía:

-No entiendo lo que es ser obediente.  Mis padres y demás personas que me rodean siempre me dicen lo mismo: “Clarita, tienes que ser obediente”.

A lo que el colibrí le contestaba:

-¿Ves esas hojas que se desprenden de los árboles en el otoño? Son de colores y hay muchas.  Cuando el aire las sopla, ellas van a cualquier lugar donde éste las lleva, sin quejarse y sin hacer preguntas.  Eso… es ser obediente. ¿No has visto como el agua fluye, como corre hacia abajo y llega al océano? Eso… es ser obediente.

-¡Ya entendí! -dijo la niña con asombro-. Yo tengo que hacer lo que me dicen mis padres y los que me cuidan, debo dejarme llevar como a las hojas las lleva el aire, y como el agua que corre al mar.

El colibrí voló contento y le dijo:

-Dios ama a los niños obedientes.

Obedece hoy sin protestar por lo que te digan tus padres o algún hermano mayor; verás qué ambiente tan bonito vas a crear, y qué contentos se van a poner contigo.

Tags:

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Leave a Reply

AD